Apártate que me tiznas, dijo la sartén al cazo

Estos son nuestros políticos.


Las tripas se me retuercen cuando oigo a determinados representantes políticos, recriminar los comportamientos que tienen ellos mismos asumidos.

Repugna tanta corrupción por parte de nuestra clase política.

Y más repugnantes son quiénes ven la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio.

Temas

Ir arriba