Basureando

Ya no son ni progres, son sencillamente perversos, cobardes y por si fuera poco incoherentes. Los representantes del Museo Reina Sofía dicen que el logo de “La única iglesia que ilumina es la que arde” lo han permitido porque es una iglesia cristiana. Si la caja de cerillas invitase a quemar mezquitas o sinagogas no lo habrían hecho.

La única iglesia que ilumina es la que arde

Este es el logo de una exposición que todavía continúa en el Museo Reina Sofía. Una invitación expresa a quemar iglesias. Esto no es violencia, ni falta de respeto, es sencillamente según dice el director que «traza conexiones inesperadas, capaces de crear comunidades invisibles y nuevas experiencias de lo común y compartido».

La Asociación de Abogados Cristianos interpuso una demanda.

Preguntados los representantes del Museo Reina Sofía en un acto de conciliación previo al juicio por la demanda interpuesta contra su director, si se hubieran atrevido a exponer una caja de cerillas en la que animasen a quemar mezquitas o sinagogas respondieron que no lo hubieran hecho.

Es decir, además de perversos, cobardes.

Ya ni siquiera son progres estos progres

No puedo tratarlos de progres, porque esto es una especie extinguida, pues esta es la definición que se tenía de progre:

progre
adjetivo/nombre común
1.
coloquial
[persona] Que tiene ideas progresistas y tiene un concepto de la vida avanzado e innovador.
«intelectuales progres; era el prototipo del personaje progre de aquellos años: pelo largo, barba descuidada, pantalón vaquero y un bolso de artesanía indígena lleno de libros»

Pero todos estas personas ─los responsables de la exposición, las artistas que muestran estas creaciones, las que consienten este tipo de «cultura»─ estimo que son perversas, en el más puro sentido de la palabra.El DRAE define el adjetivo perverso como ‘Sumamente malo, que causa daño intencionadamente. || 2. Que corrompe las costumbres o el orden y estado habitual de las cosas’

Esta definición no refleja fielmente la fuerza semántica con que el vocablo perverso suele aplicarse, para calificar a las personas que actúan de una manera realmente vil, causando a otros un daño de gran intensidad.

No se trata de atribuirle a alguien una maldad pura y simple; tiene que ser una maldad de grueso calibre. Esto es lo que hacen estos señores que dicen servir a la cultura.

Claro que para servir a la cultura ha de actuarse con la cobardía de menospreciar a quiénes saben que no le van a responder ocn violencia. Por eso se meten con los cristianos pero no tienen empacho en reconocer que no lo harían con otras confesiones religiosas.

De progresistas defensores de los derechos y de otros elementos «trolls» que andan por aquí estoy más que harto. Lo que es basura es basura, por mucho que quieran venderlo como «arte» o defensa de los derechos de expresión y otras tomaduras de pelo. Reclaman derechos, pero no los respetan con los demás.

Son solamente personas incoherentes

No me seas incoherente. Por cierto, te aclaro el término:

Incoherente
Es aquella persona que no mantiene una correspondencia lógica entre las ideas y el comportamiento. Por ejemplo, pide respeto, pero no respeta, pide derechos pero no los admite para los demás.

Ir arriba