Cómo hundir a España

Para hundir a España no es precisa la COVID-19, aunque ayuda, y bastante.

Solo se requiere un bajo nivel educativo, ignorancia de nuestra historia y que los estudiantes hagan trampas en los exámenes y en cualquier barrera que se encuentren en la vida. Basta que pasen de curso aunque suspendan, basta que se acepten trabajos de «corta y pega» de internet.

De esto, las universidades saben bastante cuando aprueban tesis doctorales y trabajos de masters.

Fruto de esta mediocridad buscada por los distintos gobiernos, veremos que:

  • Los pacientes mueren a manos de esos médicos.
  • Los edificios se derrumban a manos de esos arquitectos.
  • El dinero se pierde en manos de esos economistas y contables.
  • La espiritualidad muere a manos de esos eruditos religiosos.
  • La justicia muere a manos de esos jueces.

El colapso de la educación es el colapso de España.

Pero eso sí, las cabezas que no piensan son el fruto más deseado por todo gobernante y por toda institución, porque si las personas piensan pueden cuestionar a quienes gestionan y gobiernan. Y eso es lo último que quieren nuestros gestores y gobernantes en todos los ámbitos.

Ir arriba