Nos quieren ovejas.

Los que están en el poder nos quieren ovejas. No admiten que tengamos capacidad crítica, pues entonces podríamos cuestionarlos.

Perdemos nuestra dignidad cuando no somos capaces de un mínimo de crítica, de un mínimo de pensamiento propio.

Las ovejas no cuestionan a su pastor. Solo se ocupan de comer. Igual les pasa a los cerdos con su porquero.

Ir arriba