Conducir un vehículo nos puede convertir en un criminal. También en un suicida.
Depende de nuestro comportamiento al volante.

Los accidentes son inevitables.
Con frecuencia provocamos accidentes.
Entonces dejan de ser accidentes.
Entonces somos criminales.

Ir arriba