Desigualdades sociales por el paro

No disponer de un trabajo que garantize unos mínimos vitales y un mínimo de dignidad a la persona y a la familia hace que cada vez exista más desigualdad en nuestra sociedad.

Hablamos de la dignidad de la persona. Queda bien. Pero veo qué está pasando con muchas personas y familias que han perdido el trabajo. Y cuando se pierde el trabajo, se pierde mucho más que unos ingresos económicos.

El estar en paro mucho tiempo, o la dependencia prolongada de la asistencia pública o privada, hiere y perjudica la libertad de la persona y sus relaciones familiares y sociales, y además causa mucho daño psicológico y espiritual a las personas que sufren esta situación.

Es precisa una regeneración en el orden económico y social que considere antes que nada al hombre, a la persona, en su integridad. Y para que la persona pueda ser contemplada en su integridad necesita el trabajo. Muchos millones de españoles, están sin trabajo. Esto es lo que deben buscar muy especialmente nuestros responsables políticos. Atender a la persona en su integridad, en su dignidad. Y veo a los responsables políticos y me parece que están en otras cosas.

Claro que ellos tienen un sustento garantizado. No están en el paro.

Ir arriba