Doctrina Social de la Iglesia: Respuesta a las realidades de hoy

Para qué y para quién es la Doctrina Social de la Iglesia?

Pues en primer lugar para todos aquellos que nos decimos cristianos.  Con todos los respetos del mundo, personalmente entiendo y pienso que la gran mayoría de los que nos decimos cristianos estamos un «poco despistados y faltos de conocimiento sobre nuestro compromiso como cristianos».

¿Qué es la doctrina social de la Iglesia?

  • No es una tercera vía entre el capitalismo liberal y el colectivismo marxista.
  • No es una ideología.
  • Es el resultado de una atenta reflexión sobre las complejas realidades de la vida del hombre en la sociedad y en el contexto internacional.
  • El objetivo principal de la doctrina social de la Iglesia es interpretar las realidades, examinando su conformidad o diferencia con el Evangelio y, en consecuencia, orientar la conducta cristiana.

La doctrina social de la Iglesia es «caritas in veritate in re sociali» anuncio de la verdad del amor de Cristo en la sociedad.  Esta doctrina es servicio de la caridad, pero en la verdad.

La doctrina social de la Iglesia propone un humanismo integral y solidario.  El Evangelio ofrece salvación y libertad auténtica también en la cosas temporales (CDSI 1.2).

¿Qué ofrece la doctrina social de la Iglesia?

Ofrece unos principios de reflexión, unos criterios de juicio y unas directrices de acción como bases para promover el humanismo integral y solidario.  La enseñanza y la difusión de esta doctrina social forma parte de la misión evangelizadora de la Iglesia (CDSI 7)

Necesidad de la doctrina social

Hablamos mucho de «nueva evangelización».  No se nos olvide que esta nueva evangelización ha de incluir entre sus elementos esenciales el anuncio de la doctrina social de la Iglesia,  doctrina que es idónea para indicar el recto camino a la hora de dar respuesta a los grandes desafíos de hoy mientras crece el descrédito de todo tipo de ideologías.  Basta revisar la situación actual.  La doctrina social de la Iglesia es una respuesta a las realidades de hoy, de la vida cotidiana social y política.

¿Qué pinta la Iglesia en la doctrina social?

  • Iluminar, estimular y asistir la promoción integral del hombre (CDSI 524)
  • Ayudar a descubrir la verdad y animar el compromiso de los cristianos (CDSI 525)
  • Anunciar el Evangelio confrontándolo con las realidades sociales (CDSI 526)
  • Descubrir la verdad sobre el hombre (CDSI 527)
  • Formar al hombre en la genuina libertad, a la luz de la verdad y con sentido de la realidad (CDSI 530)
  • Capacitar al hombre para encauzar eficazmente las tareas cotidianas y formar la conciencia política de quiénes deban ocuparse de ella (CDSI 531)

¿Qué nos pide la Doctrina Social de la Iglesia a los cristianos?

  1. Que la asumamos como algo nuestro en cuanto miembros de la comunidad eclesial.
  2. Que nos sintamos protagonistas, y no sólo receptores de sus orientaciones.
  3. Asumir nuestro compromiso social como algo esencial a la fe.

¿Qué tenemos que hacer los cristianos hoy?

Estamos llamados a dar testimonio de la doctrina social de la Iglesia, bien actuando individualmente o bien de una forma coordinada en grupos, asociaciones y movimientos, debemos saber presentarnos como «un gran movimiento para la defensa de la persona humana y para la recta tutela de su dignidad» (CDSI 538)

¿Cómo debe ser nuestra actuación?

Ha de estar regida por la prudencia evangélica:  Reflexionando y consultando; valorando mediante el análisis y el juicio sobre la realidad«a la luz del proyecto de Dios» y decidiendo la acción a realizar (CDSI 547)

Los principios generales de una doctrina social se llevan a la práctica comúnmente mediante tres fases:

  • primera, examen completo del verdadero estado de la cuestión;
  • segunda, valoración exacta de esta situación a la luz de los principios,
  • tercera, determinación de lo posible o de lo obligatorio para aplicar los principios de acuerdo con las circunstancias de tiempo y de lugar.  Son tres fases de un mismo proceso que suelen expresarse con estos tres verbos: ver, juzgar y obrar  (Mater et Magistra, 236, JUAN XXIII)

La cuestión: Y tú como cristiano ¿cual va a ser tu papel en la sociedad actual?

Ir arriba