Las paredes de nuestra democracia están desconchadas.
Así lo atestigua la calle Democracia en Jaén.

Ir arriba