FB o el miedo a comunicarse

siempre callado

Vivimos la «no comunicación». Vivimos el tiempo de tener la boca y la mente cerradas.
Lo políticamente correcto nos mata y nos deja vacíos.

Facebook como ejemplo

Los «amigos» o personas en facebook no comparten nada en absoluto.
Cada cual sigue refugiado en el aislamiento de su persona, de su fingimiento, en sus cosas.
¿Cúantos tienen desconectado el chat y se quedan nada más que mirando lo mismo que los búhos y los lechuzos?
Impasibles.
Nada que compartir.
Nos hemos reunido para estar solos en grupo.

¿Os acordáis de la película «El Graduado»?  En esta película se usa una canción de Paul Simon Sounds of Silence.  Parte de la canción dice así:

«…y en la desnuda noche vi
a diez mil personas, tal vez más,
que charlaban sin hablar,
que oían sin escuchar,
que escribían canciones
que ninguna voz cantaba.
Nadie se atrevía
a romper los sonidos del silencio» (*)

(*) «…And in the naked night I saw / ten thousand people, maybe more, / people talking without  speaking, /  people hearing without listening,  /  people writing songs that voices never shared.  /  No one dared  /  disturb the sounds of silence

Miedo a comunicarnos

Dudo que nos estemos comunicando.
Publicamos estampitas para que todos seamos buenos y pase algún milagro.
Publicamos  la gracieta del amigo de turno con una cuestión de corte política en la que solamente es capaz de insultar de una forma grosera,  de estar en la estupidez esa del «y tú más», dónde ve la paja en el ojo ajeno,  pero no la viga en el propio;
la invitación a juegos sin sentido;
la fotito para decirse unos a otros «…pero qué guapos»,  bueno no,  que se escribe la tontería de wapos.

¿Y cuando se publican esas fotografías que tienen un carácter más que íntimo?
Por miedo somos incapaces de manifestarnos más allá de estas tonterías.
Estamos domesticados a cerrar nuestra mente y nuestra boca.
El miedo no es comunicación.

Vivimos el tiempo de la no comunicación. Charlar sin hablar. Oir sin escuchar.

Temas

Ir arriba