Gran Hermano, Miedo y desconfianza.

Con frecuencia nuestras publicaciones en las redes sociales son insustanciales.
Insustanciales porque tenemos miedo a mostrarnos como somos y solo publicamos lo que no nos compromete.

Dicen que somos lo que publicamos.
Discrepo bastante sobre esto.
Somos mucho más que aquello que publicamos en la red.
Por ejemplo lo que ocultamos, lo que no decimos, lo que no escribimos.

Las redes sociales son omnipresentes en nuestra vida.
Y eso como que nos apaga como personas.

Veo que la red, este internet omnipresente en nuestra vida, para muchos como que nos apaga lentamente.
¿No has tenido la sensación desde hace unos meses que todo lo que encuentras en Facebook o incluso en Twitter es basura, publicidad, cosas usadas o viejas o chorradas sin valor? ¿No estás harto de ver siempre las mismas cosas, los mismos vídeos “motivadores” y las mismas gracietas?

¿Es el miedo el que nos hace utilizar nada más que estas tonterías?
En las redes sociales todos nos vigilamos.
Unos a otros.
Nos hemos convertido en ese Gran Hermano que George Orwell describió en su novela «1984».
El miedo nos atenaza.
El miedo nos impide expresarnos libremente y tratar cuestiones de más envergadura.
Las redes sociales nos apagan como personas.
Sentimos miedo y desconfianza.
Miedo y desconfianza por más que lo disfracemos de prudencia.

Ir arriba