Cansado de hipocresías de la gente de iglesia y de la gente de izquierda.

La gente de iglesia habla del amor,
pero no vive el amor.
La gente de izquierda habla de justicia y de respeto,
pero no vive ni la justicia ni el respeto.
El árbol malo no puede dar frutos buenos.



Ir arriba