Los jóvenes, la velocidad y el tocino

Con 60 años la educación que he recibido me hace tratar a las demás personas con el tratamiento de usted, si no mantengo vínculo alguno con ellas.  Incluso con algunas, aunque sean cercanas, también mantengo el tratamiento de usted.

Me quedo más que sorprendido o confuso cuando un joven —es muy raro que encuentre a alguno que conozca el usted,  utiliza con el mayor de los descaros el tú.

Y para más inri,  en el sector de la hostelería me hace una gracia infinita.  En el bar o en el restaurante, el camarero, que no te conoce de nada, te dice simplemente ¿Qué tomas?

Ir arriba