1. Las malas personas abundan en las redes sociales.
  2. Desear la muerte del torero Fran Rivera solo cabe en una de estas personas.
  3. Muchos antitaurinos solamente destilan maldad y miseria moral

El torero Fran Rivera ha sido herido gravemente por un toro en Huesca este pasado lunes. Especialmente en Twitter, las malas personas se han pronunciado deseando la muerte de Fran Rivera y gozando con la gravedad de la herida.

Que algunas personas que se dicen defensores de los animales y que están en contra de su sufrimiento deseen la muerte a otra persona, solamente habla de la miseria moral que habita en su corazón. Naturalmente esta miseria moral de ellos es también el reflejo de la miseria moral que habita en una sociedad, donde los animales tienen más valor y atención que las personas.

Una persona es una persona. Un animal es un animal. Tener el cuidado debido con las personas y con los animales es algo que ennoblece a toda persona. Que una persona haga prevalecer a un animal antes que a otra persona, es simplemente de miserables.

Pienso en esos que son capaces de gastarse dinero, mucho dinero, en el cuidado de sus animales antes que en el cuidado de las personas. Pienso en esta sociedad en la que califica y condena como un crimen atroz romper un huevo de águila o de cualquier otro animal —si está en huevo, se supone que todavía no es animal ¿no?— y en cambio defienden y promueven el aborto de una persona. Naturalmente, estos defensores de los animales que no de las personas, se pronuncian en este sentido de la maldad de desear la muerte de una persona, aunque esta sea un torero.

Ir arriba