Miserables

En el ámbito de la moral, si valoramos a un individuo como miserable decimos que es una persona perversa, poco fiable, retorcida y, en pocas palabras, un ser despreciable.

Actualmente en España,
salvo alguna honrosa excepción,
nuestra clase política es miserable.
Por la izquierda,
por el centro,
por la derecha,
por arriba y por abajo.
Queda solamente cansancio y hastío.

Temas

Ir arriba