Miseria de políticos

Eliminando a los demás

Hoy más que nunca los partidos políticos son parte, son partidos.
Solo persiguen su bien propio y no el de la comunidad.
El bien común le es ajeno.

El objetivo de nuestra clase política es la eliminación de los otros.
No construyen con el otro, sino sobre el otro.
Es el sentir del hombre de las cavernas.
Machacar al más debil.
Huir frente al fuerte.

Elegimos una pluralidad de pensamiento.
Se supone que las opciones políticas contemplan esta pluralidad.
Se supone que trabajan para el bien de la comunidad.
Entonces debieran acoger esta pluralidad y trabajar unos con otros.

Esto solamente se puede conseguir con personas honestas.
Faltan personas honestas en la política.
Algunas políticos son honestos. Son una «rara avis».
Lamentablemente son muy pocos.

Lea también Por qué no me fío de los políticos profesionales.

Ir arriba