Jamás lo hagas.
Si no te aprecian o consideran, o no te quieren, sean quienes sean los que así lo hacen, vete y, al salir, como dice el Evangelio, sacúdete el polvo de las sandalias.