Palabras, palabras, palabras

Los que nos decimos cristianos,
con mucha frecuencia hacemos burla del Evangelio.

La Palabra de Dios —el Evangelio,
la reducimos a palabras, palabras, palabras.
¡Y qué bonitas son las palabras!
¡Qué discursos tan bellos!
Pero solo quedan en eso,
palabras, palabras, palabras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

Responsable: Manuel Sánchez Valderrama; Finalidad: Controlar el spam, gestión de comentarios;Legitimación: Su consentimiento; Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal; Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido; Contacto: manuelsanchez@valderramafdr.com; Información adicional: Más información en mi política de privacidad.

Ir arriba