La política profesional es prostitución.

El profesional de la política solo cuida de sus intereses.
Ofrece y dice lo que el público desea.
Vende su persona, principios y valores —en caso de tenerlos por conseguir el poder y continuar en el mismo.
La ausencia de honestidad es connatural a todo profesional de la política.

Otros artículos que te pueden interesar:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

Responsable: Manuel Sánchez Valderrama; Finalidad: Controlar el spam, gestión de comentarios;Legitimación: Su consentimiento; Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal; Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido; Contacto: manuelsanchez@valderramafdr.com; Información adicional: Más información en mi política de privacidad.

Ir arriba