Hay más honestidad en una puta que en un político.

La puta nunca engaña. El político, siempre. Una puta tiene más dignidad que cualquier político.

Temas

Ir arriba