Nos relacionamos con violencia

¿Gustamos del desencuentro?. Parece que nos estemos continuamente empeñando en no tener encuentro con el otro. Da la sensación de estar más interesados en la violencia que en la convivencia en paz.
Aquí el término violencia no lo refiero a la grosería de la física sino a esa violencia que tiene como fruto el desencuentro y el alejamiento con los demás, ya con las personas cercanas a nosotros como a las menos cercanas.
─ ¿Cómo vemos el mundo, cómo vemos a los demás? ¿Vemos el mundo y a los demás como son en realidad o como nosotros pensamos que son? Vemos el mundo, lo que nos rodea y a los demás siempre a través de nuestro pensamiento, nuestros juicios, nuestras ideas. Eso hace que no no relaciones con la realidad.

Ser objetivo es el acto supremo de la inteligencia humana. Aquí fallamos, pues no somos objetivos, porque siempre nuestros juicios están determinando lo que vemos.

─ Por ejemplo, en aquellas personas que no sienten o piensan como nosotros, o bien no hacen lo que queremos, tendemos a ver un cierto grado de maldad o ignorancia en ellas. ¿Cómo y de qué forma me voy a relacionar con una persona que es mala o ignorante? ¿Te das cuenta de la trampa de este planteamiento? ¿Por que piensa o siente distino de mí o no hace lo que yo quiero ya la catalogo con ser mala persona? Esta forma de ver las cosas ya está determinando mi comportamiento si no soy consciente de esta trampa.

En el campo social hay dos bloques que generan mucha violencia en este sentido: la política y el mundo de la religión.

Si mi ideología es de izquierda pensaré que el que tiene otra distinta (por ejemplo de lo que se llama derecha) es de derechas porque es una persona muy mala. Al revés si eres de derechas, piensas en la maldad de quien no es de derechas. Este planteamiento podrá ser simple, pero es la realidad. Aquel que no piensa como yo es porque es mala persona.

En el campo de la religión sucede lo mismo. Se parte de unas ideas previas en la mente de la persona ─ya sea creyente o no lo sea─, todo aquel que piense o sienta distinto es porque en él habita la maldad o siendo más suave la ignorancia. Esto de suponer la ignorancia en el otro y el conocimiento y la certeza en uno mismo es típico de esta forma de pensar.

El primer fruto de esta visión es el desencuentro con el otro. Y este desencuentro provoca un alejamiento. Ya estamos viviendo pues la violencia en nuestra relación. Violencia que es generada por una falta de escucha al otro. ¿Qué ha querido decir? ¿Cómo ve las cosas con respecto a esta esta cuestión ─la que se trate─? ¿Cuáles son sus razones? Solamente contemplamos la descalificación.

Ahora tenemos muchas oportunidades de interacción entre las personas con la disponibilidad que tenemos en las redes sociales. ¿Esta interacción se traduce en encuentro entre las personas o produce más desencuentro y violencia?

Si vemos el twitter, el fb, u otras redes parece privar la violencia. Vemos unas cuantos caracteres en un tweet y rápidamente contestamos ─es un decir─ soltando patadas al otro. A veces ni nos tomamos la molestia de aclarar lo que ha querido decir el que ha enviado el mensaje.

La primera respuesta es para demostrar que estás equivocado, cuando menos. Si además es una persona con «conocimientos» y que es muy lista, enseguida te manda un montón de links, referencias y otras cosas para demostrarte que estás muy equivocado.

─ ¿Qué sucede cuando alguién te dice que estás equivocado, que eres tonto o que eres malo o ignorante? Desde luego que acercamiento no vas a tener.

Nuestras ideas generan nuestros juicios y enseguida nuestras etiquetas. Nos relacionamos con los otros a través de las etiquetas. Pero no nos relacionamos con las personas.

Mira algunas etiquetas y me cuentas cómo te relacionas:

  • socialista
  • nazi
  • gitano
  • egoísta
  • vago
  • ladrón
  • corrupto
  • puta
  • podemita
  • negro
  • sudaca
  • maricón
  • mal cristiano
  • beato meapilas
  • gilipollas

Añade más etiquetas. Luego observa si realmenta la persona es la etiqueta que le has puesto.

Piensa también qué etiquetas les pones a tus familiares, a tu esposa, a tus hijos, a tus amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

Responsable: Manuel Sánchez Valderrama; Finalidad: Controlar el spam, gestión de comentarios;Legitimación: Su consentimiento; Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal; Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido; Contacto: manuelsanchez@valderramafdr.com; Información adicional: Más información en mi política de privacidad.

Ir arriba