Hechos, que no palabras

No creo en la palabra de los hombres. Solo creo los hechos que veo.