Tertulias y comentarios en la red

  1. El uso indebido por nuestra parte de los medios sociales solamente contribuye a generar violencia y distanciamiento con el otro.
  2. Como consecuencia, es imposible el encuentro y el acercamiento entre las personas.

Conocemos de sobra cómo son las tertulias en televisión y el comportamiento de los llamados «tertulianos».

Todos hablando — es un decir — al mismo tiempo; levantando su voz; no dejan que otro asistente pueda exponer libremente su opinión, baste que comience a hablar para, sin dejarle tiempo estar contestando como una ametralladora. Nadie se escucha. No se respeta en modo alguno al otro. Parece que lo único y fundamental es soltar la gracieta de turno. En resumidas cuentas, solamente violencia.

Igual sucede con los comentarios que se hacen en la red sobre algún artículo publicado en un blog o en una web. Escribes un comentario. Enseguida, sin pararse a escuchar lo que estás diciendo en tu comentario, sale el ametralladora disparando. No escucha, vocifera su letanía, argumente, simplemente condena y, por supuesto, siempre ocultando su persona, escudándose en unas iniciales o en un seudónimo.

Curiosamente, uno de los sitios con más violencia son los portales que dicen ser religiosos.

Cuando en el zapping de la tv. caigo en alguna tertulia, o apago la televisión o cambio de canal a ver otra cosa que no sea la pornografía de la dialéctica vociferante. Con los comentarios en la red, cada vez menos, y por supuesto ¿qué se merece quien se esconde detrás de un seudónimo o de unas iniciales? Por mi parte, ni atención.

La utilización que hacemos de los medios sociales no es apta para el acercamiento y el entendimiento entre las personas. Solamente para el alejamiento.

Ir arriba