Padre, te pido especialmente por muchos sacerdotes que Tú conoces.
Arranca de su cuerpo el corazón de piedra y dáles un corazón de carne.