Doctrina social, ¿a quién le interesa?

¿La doctrina social es solamente para los cristianos? Si la doctrina social es algo esclarecedor para la convivencia social, ¿por qué no ha de llegar a todas las personas que buscan mejorar la sociedad?

Estamos faltos de principios y de valores para tener una mejor sociedad. Personas con amplitud de miras, no descartarán su conocimiento y propuestas porque sea Doctrina Social de la Iglesia. Si puede ser una fuente de conocimiento y de ideas y de propuestas, en las que subyace en todas ellas la dignidad de la persona humana ¿por qué no se ha de contemplar su estudio y consideración? Una persona que quiere tener conocimiento y no se adoctrinado lo primero que aparca son sus prejuicios. Quiero hacerte una invitación a que la vayas conociendo.

Quiero tratar con personas adultas, y ya de camino me irrita que muchos cristianos tengan una fe y comportamientos infantiles porque observo con demasiada frecuencia que:

  1. La fe ilumina en muy pocas ocasiones la vida concreta de las personas: pensamos que tener fe es solamente válido para los actos de piedad y de culto, como mucho para ser buenas personas… pero tener fe no conlleva la intervención directa en mi vida diaria: así no existe relación alguna con mi vida económica o empresarial (por ejemplo soy un cristiano que va a misa y comulga y un largo etcétera, pero no tengo problema alguno en tener a mis empleados bajo condiciones inaceptables, con contratos en fraude de ley); en mi comportamiento en la vida política todo es legítimo con tal de eliminar al «adversario»; ¡viva la corrupción y el robo! etc.
  2. Veo las instituciones sociales en las que participan los cristianos y veo cómo estas instituciones tienen un comportamiento en el que están ausentes los valores cristianos. El Evangelio brilla por su ausencia. He podido constatar personalmente como desde instituciones religiosas o desde la misma iglesia como institución no respetan los derechos de los trabajadores, no contemplan la justicia que es debida a las personas o cómo se las despide con un «no te preocupes que rezaré mucho por tí».
  3. Cuando en las iglesias se nos hablan de cuestiones sociales, económicas o políticas mucha gente afirma: “ya se están metiendo en política”; “aquí no se habla de política”…
  4. La Doctrina Social de la Iglesia (DSI) es desconocida en sus contenidos por un gran número de cristianos, incluso adultos en su fe. La enseñanza social no está presente o lo está escasamente en los itinerarios de formación y de catequesis.
  5. Cuando nos acercamos desde la fe a estas cuestiones sociales queremos buscar soluciones rápidas, compromisos concretos, recetas alternativas…y eso no existe. Tenemos que trabajarlo y con mucha paciencia. La vida no es tan simple.

¿Quién debe conocer la doctrina social?

  1. Toda persona que busque mejorar la sociedad tendría que conocerse la doctrina social al dedillo.
  2. Toda persona que tenga aspiraciones políticas y espiritu de servicio a la comunidad, tendría que tener la Doctrina Social como libro de cabecera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

Responsable: Manuel Sánchez Valderrama; Finalidad: Controlar el spam, gestión de comentarios;Legitimación: Su consentimiento; Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal; Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido; Contacto: manuelsanchez@valderramafdr.com; Información adicional: Más información en mi política de privacidad.

Ir arriba