Dos años sin Eduardo Moya, sacerdote y amigo.

Hoy ya hace dos años que te fuiste con el Padre. ¿Cómo te va por ahí arriba?

Aquí abajo cada vez tengo más frío en el alma y en los pies. A cambio, también tengo cada vez menos vista. También rezo menos, casi se me está olvidando. Cada vez estoy más seguro que la forma de cómo vives es la mejor oración que puedes hacer. A veces, ¿sabes? me da por pensar en Dios. Con todas las cosas incorrectas que me habitan solamente tengo ánimo para estar en silencio ante el Señor.

Ya retomaremos nuestras conversaciones cuandos nos veamos.

Ahora Beatriz se ha hecho cómplice de nuestro Señor y nos trae también este año la bendición de dos nietos más, dos mellizos, un niño, al que van a llamar León y una niña, María.

Por lo demás, la vida continúa. Y notando tu falta. Que el Señor te bendiga.

2 comentarios en “Dos años sin Eduardo Moya, sacerdote y amigo.”

  1. La mayor frialdad ocurrió al ver una iglesia que habla del amor pero no vive el amor. Abandonado por sus feligreses —por lo visto ya enfermo no les era útil y por las instancias de la iglesia —con minúscula, perdió el sentido de su vida al ver cómo le quitaban también su parroquia. Estando próximo su fallecimiento ¿tanto costaba esperar un poquito para que muriera en paz? Esta iglesia de Jaén habla del amor, pero no vive el amor.

  2. Eduardo Colmenero Vallejos

    Hoy he descubierto tu blog y he leído sobre mi tío (soy su resobrino Eduardo). Muchas gracias por acordarte de él y de compartirlo con los demás. Me he emocionado bastante ya que también mi alma estará fría por mucho tiempo porque se nos fué muy pronto y yo lo necesito muy cerca. Muchas gracias de verdad por hacer que en el tiempo mi tío de alguna forma siga entre nosotros.

    Un saludo amigo

Los comentarios están cerrados.

Temas

Ir arriba