Ni santos, ni sabios ni justos

Cuando niño, en mi inocencia, pensaba que
— los sacerdotes eran santos,
— los maestros, sabios,
— los jueces, justos.

Hoy, camino de la vejez, sé que
los sacerdotes no son santos,
los maestros no son sabios y que
los jueces no son justos.

Ir arriba