No tiene sentido hablar si pensamos que nuestra verdad es lo primero y lo único.