Sinceridad y transparencia: ausentes en nuestra relación

¿Cuántas cosas tienes guardadas dentro de tí por temor al otro y que te producen una úlcera emocional ?

¿Queremos crear comunidad? ¿Queremos mantener una relación con el otro? Amigos, familia, esposos, padres, hijos, grupos…Si nuestra relación no es sincera nunca podrá llegar a ser una relación. Para hacer comunidad es imprescindible que tengamos relación los unos con los otros.

Para que la amistad o el amor entre personas alcance una madurez, es imprescindible que entre estas personas exista una comunicación auténtica. Esta comunicación es imposible si no hay sinceridad entre esas personas. Si no hay sinceridad, hay mentira. Y con la mentira no se puede construir nada.

El problema viene cuando yo tengo que decirte cosas que a lo mejor son violentas para tí o que no quieres oir. Y también a la contraria, cuando tú tienes que decirme cosas que pueden ser realmente incómodas.

Pero si deseamos una auténtica amistad tenemos que aceptarnos tal y como somos realmente.

Si no hay sinceridad-transparencia no hay amistad o relación posible.

Todo muy bien. Pero estas cuestiones son sumamente delicadas y dificiles. Veamos un elemento más que tóxico en nuestras relaciones:

Pensamos que manifestar una reacción emocional desfavorable tiende a dividir, a separar, que vamos a tener nada más que el rechazo del otro. Si yo te digo que me estás molestando cuando haces algo a lo que estás acostumbrado a hacer, a lo mejor me siento tentado a pensar que sería mejor no decir nada para evitar algúna discusión o follón, creo que mejor es callarme y de ese modo nuestra relación será más pacífica. Y encima pienso que seguramente no lo entenderías…

De modo que me callo y me quedo con ello dentro, y cada vez que tú haces eso que a mí me molesta, mi estómago lleva la cuenta:2… 3… 4… 5… 6… 7…, hasta que un día, vuelves a hacer lo que has hecho siempre, y se arma un follón de narices. Durante todo este tiempo en que has estado fastidiándome, yo iba guardándomelo todo dentro y te iba odiando secretamente.

Cuando al fin todo estalla en una violenta explosión emocional, tú no comprendes nada, y piensas que el follón que se ha armado está fuera de lugar. Ahora, los lazos de nuestra amistad, o de nuestro amor, parecen muy frágiles y a punto de romperse. Y todo porque un día me dije: «No me gusta lo que hace, pero será mejor no decirle nada y así nuestra relación estará bien». Aquello fue error y yo debí habértelo dicho desde el principio. Ahora se ha producido una ruptura emocional, ¡y todo porque yo quería mantener la paz entre nosotros…!

Es decir, sinceridad y transparencia desde el principio.

La dificultad está en cómo podemos comunicar con sinceridad y transparencia al otro y el otro con nosotros de tal forma que sea posible la expresión de nuestros sentimientos y necesidades sin que el otro se vea atacado. Es la eterna cuestión:

¿Cómo puedo estar contigo sin dejar de ser yo y cómo puedes estar conmigo sin dejar de ser tú?

Esto, queda para próximos artículos.

Ir arriba