El aborto imposibilita el bien común

Si un niño por nacer es un problema, se soluciona con matarlo. Esto es el aborto.

El embarazo puede ser un gran problema para algunas personas. Piensan que la solución a este problema es la eliminación del problema. Aquí el problema se soluciona con la eliminación física del feto y se acabó el problema. Pero sucede que el feto se quiera o no, es una criatura viva.

Vamos a dejarnos de cuestiones éticas o morales. Veamos solamente el aprendizaje que se desprende de esta forma de solucionar un problema.

El mensaje de este aprendizaje es: Si tienes un problema, simplemente lo eliminas y se acaba el problema.

En la sociedad no estamos solos. La vida humana es imposible sin la participación y el contacto con los demás. La vida humana es imposible sin la relación.

Para que esta relación sea funcional y viable hemos de pensar en alcanzar el llamado bien común, pues de lo contrario no hay futuro para la convivencia.

En la relación con los demás con frecuencia algunas personas pueden ser causa de problemas por su situación personal, por ejemplo la vejez, la discapacidad, la enfermedad, las diferencias en las relaciones, las discusiones…y un largo etcétera.

¿Cómo vamos a resolver estos problemas?

Si yo tengo en mi aprendizaje el mensaje de la eliminación, ¿acaso voy a pensar en solucionar de otra forma la atención a las personas con enfermedades crónicas, a las personas con discapacidades que necesitan de otras personas para poder vivir, de las pensiones de las personas mayores que ya no producen sino que solamente consumen recursos?

Si soy un político, ¿voy a tener y pensar en el bien común en mis actuaciones? ¿Por qué voy a preocuparme de encontrar otras soluciones si simplemente se soluciona todo con la eliminación, con la supresión?

Y, por favor, no voy a ser tan grosero para una eliminación física, pero ¿y si no aplico los recursos adecuados? ¿y si voy prestando menos servicios? ¿Ven cuales serán las salidas?

También en las relaciones a nivel personal, por ejemplo en un matrimonio, este aprendizaje de la eliminación va logrando cada vez mayor presencia.

Supongamos una pareja con dificultades en su relación. ¿Tratar de resolver los problemas? ¡Qué absurdo! Con lo fácil que es un divorcio o una separación. Y luego vuelta a empezar, hasta que lleguen otra vez otros problemas.

¿Y con los que sufren los daños colaterales, por ejemplo los hijos, los familiares? ¿Y qué relaciones se pueden entablar cuando soy consciente que cuando yo suponga un problema para otra persona lo solucionará con una patada?

Una sociedad que abraza el aborto no tiene futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos

Responsable: Manuel Sánchez Valderrama; Finalidad: Controlar el spam, gestión de comentarios;Legitimación: Su consentimiento; Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal; Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido; Contacto: manuelsanchez@valderramafdr.com; Información adicional: Más información en mi política de privacidad.

Ir arriba