«Houston, we have a problem». Houston, tenemos un problema. La convivencia de los seres humanos… es ordenada, fecunda y conforme a su dignidad de personas, cuando se funda en la verdad. El problema está en que vivimos en la mentira. Y la sociedad solo es viable en la verdad.

Debemos recuperar el valor de la verdad

Los hombres tienen una especial obligación de tender continuamente hacia la verdad, respetarla y atestiguarla responsablemente.

Nuestro tiempo requiere una intensa actividad educativa y un compromiso correspondiente por parte de todos, para que la búsqueda de la verdad, que no puede reducirse al conjunto de opiniones o a alguna de ellas, sea promovida en todos los ámbitos y prevalezca por encima de cualquier intento de relativizar sus exigencias o de ofenderla.

Cuidado con el consenso

Un peligro que nos acecha en la búsqueda de la verdad es el consenso. Se denomina consenso a un acuerdo entre dos o más personas en torno a un tema. Es decir que, se está de acuerdo en algo, pero eso no quiere decir que ese consenso, ese estar de acuerdo en algo esté basado en la honestidad y en la verdad. Es frecuente por parte de la manipulación de la clase política que se nos presente como buena y verdadera una cuestión sobre la que se ha alcanzado un consenso.

Esta cuestión afecta particularmente al mundo de la comunicación pública y al de la economía. En ellos, el uso sin escrúpulos del dinero plantea interrogantes cada vez más urgentes, que remiten necesariamente a una exigencia de transparencia y de honestidad en la actuación personal y social (CDSI 198).

Más allá de cualquier ordenamiento político, cada ciudadano tiene que buscar honestamente la verdad sobre el hombre y la recta formación de su conciencia de acuerdo con esa verdad. (Orientaciones morales ante la situación actual de España, CEE,53;)

Me preocupa en este sentido el seguimiento de consignas por parte de la inmensa mayoría. Nos viene una formación política. Nos cuenta un cuento. Nos dice lo que tenemos que pensar. Salimos a la calle. Repetimos la consigna. Esto es solamente propio de lo que llamo «trozos de carne sin patas». Las personas tenemos que ser críticas.

Nuestros jóvenes universitarios (esos que se supone buscan la verdad), algunas veces me producen perplejidad. Ejemplo, últimas manifestaciones contra algunas leyes. Es irrelevante que sea este gobierno o el anterior. Les hago a algunos conocidos una pregunta: ¿Conoces el contenido de la ley? ¿Has leído la ley, visto algunos estudios? La respuesta, tristemente es que no. Sin embargo, me los encuentro en plena manifestación. No sé si me explico.

Abreviaturas utilizadas:

CDSI Compendio Doctrina Social Iglesia
Mi reconocimiento a D. Jesús Simón Peinado Mena, autor de «El Esplendor de la Verdad Social». Siguiendo el Compendio de la Doctrina social de la Iglesia. Noviembre, 2011

 

Ir arriba