Hechos, que no palabras

A estas alturas de mi vida,
no creo en la palabra de nadie.
Solo creo en los hechos de las personas.

El Evangelio dice que:
«por sus hechos los conoceréis».
También solo veo los frutos.
Y he aprendido que un árbol malo nunca
da fruto bueno.
Así que,
¿cuáles son tus hechos?
¿Cuáles son tus frutos?

El amor solo se puede expresar a través de hechos.

Ir arriba