Un sacerdote ha de ser imagen de Cristo.
Si no es así no es más que un asalariado.